miércoles, 1 de octubre de 2008

Crossroads: Toca, toca tan fuerte como puedas.

Suele pasar que hay discos, películas, cómics,... que sin ser necesariamente obras maestras a uno le encantan y podría repasarlos una y otra vez. Es este caso el de Cruce de Caminos (Crossroads), una película de 1986 interpretada por Ralph Machio y dirigida por Walter Hill que gira en torno al blues y al padre de todos nosotros Robert Johnson y a su leyenda ancestral de cruces de caminos, tratos con el diablo, sexo, alcohol, duelos a muerte, y desde luego blues, mucho blues. Como digo, sin ser una obra maestra del cine, le tengo mucho cariño desde que tengo uso de razón. A los 15 años el impacto fue más que considerable, con el agravante de que Robert Johnson es una figura obsesiva del que suscribe.

La historia es bastante sencilla y en cierto sentido tiene paralelismos con Karate Kid y el señor Miyagi: un antiguo bluesman negro de la vieja escuela trata de enseñar a un chico blanco a encontrar su mojo a través de la guitarra y del auténtico blues, el que se hace a la rivera del río Missisipi. Una road movie en el que se produce el despertar del chico blanco que nada sabe de la vida real. Se trata de un producto típicamente 80’s, y hoy en día adolece de muchos de los tics habituales del cine de aquella época, pero qué queréis, las escenas del sur americano, las continuas referencias a la leyenda de Robert Johnson, la música de Ry Cooder,... y sobre todo ese duelo final en el que el diablo trata de obtener el alma del joven músico a través de un duelo de guitarras en el que quien hace el papel de acólito de Lucifer es el mismísimo Steve Vai... eso son palabras mayores.

Os dejo el disco de la banda sonora, muy recomendable, y la escena final del duelo. Y cuidado con lo que pedís en un cruce de caminos,... por que se os puede ser concedido!



4 comentarios:

Sr. Mondongo dijo...

Enorme la película, es cierto lo que dices que atufa a cine yanky de los 80, pero es entrañable. Me voy a ver el vídeo y todo, que la tengo medio olvidada.
Otra cosa que no viene a cuento, guay todo, pero... pon un tamaño de letra mayor, que nos vas a dejar ciegos!! :DD

Un abrazo

Sr. Mondongo

javistone dijo...

Pues vaya, por que es el tamaño que mejor me parece en mis ordenadores (casa y curro), y no me gusta que se ocupe tanto con una letra tan grande. Ya veré qué hago. Gracias por la observación.

Bitter dijo...

mi obsesión con Robert Johnson partió con esta peli, gran BSO ;)
besos

javistone dijo...

Conozco a mucha gente a la que le pasó lo mismo bitter, es una historia apasionante y atrayente.
Besos!