miércoles, 22 de febrero de 2017

Westworld: La aparatosa vacuidad.



Hace diez años me estrenaba haciendo un trabajado artículo sobre una serie (Carnivale) que me pareció confusa, retorcida, áspera, densa… pero sobre todo me pareció brillante. Su aparatoso retorcimiento estaba al servicio de una historia fabulosa, estaba perfectamente construida y sus dos temporadas pudieron pecar de muchas cosas, pero desde luego no de artificiosidad. Casi quince años después el negocio de las series de televisión se ha desarrollado de una manera que ni los más entusiastas podríamos haber imaginado: Desarrollo vertiginoso de las tecnologías, con terminales más manejables e inteligentes; abaratamiento de precios; proliferación de plataformas de televisión a la carta (Netflix, Amazon, HBO…); y sobre todo la aparición de una demanda que roza lo enfermizo. Las series de tv se han convertido en un producto masivo de primer nivel. Las productoras han entrado en una vorágine en la que tienen que desarrollar más y más productos con los que no pierdan ni medio centímetro respecto a sus adversarios, han encontrado la nueva gallina de los huevos de oro y están en la cresta de la ola. Hace poco tiempo, cada año aparecían dos o tres series interesantes que se añadían con más o menos acierto a las que ya estaban asentadas. Ahora, en cambio, la vorágine simplemente se ha disparado, como si de una burbuja especulativa se tratara, parece que es más importante hacer series “en serie” (permítanme el torpe juego de palabras) que encontrar el producto adecuado, parece que desarrollan el producto y luego determinan el target, cuando debería ser al revés. Hace unos pocos años, como decía, cada nuevo lanzamiento era controlable por parte del consumidor/espectador. Los más ávidos podían controlar el visionado de los episodios de las dos, tres a lo sumo, novedades. Hoy la oferta se ha desmadrado tanto que es imposible completamente aspirar a estar al día de todo lo que se nos ofrece. Hay incluso en Estados Unidos casos de algo que se ha traducido como “stress audiovisual”, casos de alteraciones nerviosas (falta de sueño, crisis nerviosas…) por ser incapaz de mantener el ritmo  para verlo TODO.

¿A dónde quiero llegar con todo esto? Yo hace unos meses decidí que ya era suficiente, la oferta era/es tan exagerada que dejé de interesarme por las novedades. La última serie que vi fue Preacher y porque estaba de vacaciones. Incluso algo aparentemente tan interesante para mí como Vynil decidí ignorarla, cuanto más la cancelaron por no conseguir los ratios suficientes pese al enorme presupuesto del que disponían. Netflix está presentado o tiene pensado hacerlo Santa Clarita Diet, Una serie de catastróficas desdichas, Gypsy, Discovery, Iron Fist, Star Trek, Death Note, más las nuevas temporadas de cosas como Stranger Things o Narcos. HBO en su caso tiene a Taboo, Big Little Lies, Six, Crashing, Feud, When we rise, y las continuaciones de The Leftovers, Veep, Silicon Valley o Juego de Tronos… 

¿Y bien? Pues que suele pasar que cuando se entra en un juego así, un tablero donde se ha pasado a un nivel de exigencia de producción masivo, a veces el producto final no por costoso, no por tener puntos de partida interesantes, no por contar con grandes actores… va a ser el adecuado. Al igual que con Vinyl (por lo que se comenta, no la he visto), el intentar ir más allá, el derrochar recursos en realidad ha ido en contra de la propia serie. HBO ha declarado que necesita urgentemente otro Juego de tronos y no reparó en gastos para Westworld. ¿El resultado? Un trabajo aparatoso. Grandilocuente, pero vacío, terriblemente vacío. Contando con apenas un par de buenos momentos, los diez episodios de la primera temporada transcurren entre la vacuidad más absoluta, con una trama presuntamente retorcida que no dice nada. Los momentos supuestamente más intensos carecen de poso dramático. La trama, a pesar de ser original, no va a ninguna parte.

¿Pretende ser un trabajo filosófico sobre la vida humana, sobre la conciencia? ¿Es simplemente un divertimento sin más? ¿Trata profundizar en la psique humana? Porque, para mí, naufraga en todo tipo de análisis al que la sometas. Personajes artificialmente complejos se entrelazan en una trama que pretende ser trascendental y sin embargo no transmite nada, ni siquiera ritmo narrativo. Obviamente no todo es negativo, las actuaciones de algunos de sus actores son notables, a Hopkins no lo vamos a descubrir, es soberbio. Evan Rachel Wood como Dolores realiza un trabajo intenso, Jeffrey Wright como Bernard (lo recordaréis por su enorme papel en Boardwalk Empire) o Ed Harris realizan interpretaciones más que convincentes. Y el detalle de la música del prostíbulo con versiones de salón de temas de los Stones, Radiohead… es brillante. Pero en conjunto es muy poca cosa para lo que se ha anunciado como “la serie que desbanca a Juego de tronos”. 

Aparatosa, engañosa y vacía. Cada vez me apetece menos ver dedicarle tiempo a las series, la verdad… Aunque dudo que le importe a nadie…. yo me bajo de esta vorágine.

lunes, 20 de febrero de 2017

“Fire Monkey” de Little Cobras.


Fire Monkey de los Little Cobras aparecía como uno de los diez mejores discos que hemos escuchado en el pasado año, y les debíamos la consabida reseña. Y de regalo el vídeo que le hicimos hace unos pocos meses con ese trallazo que es Cobalt blues. 

Adentrarse al nuevo disco de los Little Cobras es lo más parecido a introducirse en un túnel oscuro a mil por hora espídico perdido y con la radio del coche  a volumen 11, es como salir de fiesta por la noche con la peor cohorte de diablos del averno, la cartera llena de billetes y un bonus extra para morir matando, es la fiesta que no quieres que termine, tan sucio y tan áspero como si estuvieras en la primera fila del último concierto al que vas a ir en tu vida. Comenzar un disco con algo como “Cobalt blues” es igual que juntar en la coctelera todos tus discos de los Cramps con los de Captain Beefheart, dos litros de tequila, cuarenta jalapeños  e irte de fiesta. Descomunal forma de comenzar un trabajo, joder… Y no queda la cosa ahí, el nivel se mantiene, no decae, los Cobras han grabado su mejor trabajo sin duda, es uno de esos discos que pones una y otra vez, una y otra vez… sin parar. Cada vez que aparece “Bubble” en tu reproductor los pies se te van solos, y es que uno de los grandes méritos de los Cobras es conseguir un sonido propio, grasiento y duro pero con ritmo, mucho ritmo, personalidad propia a borbotones pero con ganas de pasarlo bien y hacértelo pasar mejor. “Too much paranoia” es otra canción que te atrapa al momento, se te mete en el cerebro al instante y te arrastra a un viaje psicotrópico, corto pero puñeteramente intenso.

Aullidos, rock primigenio, la esencia del punk, surf, músculo… Quedas avisado.


  

martes, 3 de enero de 2017

Entrevista a Andoni, de Soulbreaker Company: "Nos encanta dotar a nuestras canciones de cierta épica, nos ayuda a que crezcan más y crear una mejor conexión con el público en los conciertos".


Por fin ha sucedido... parecía que los astros se negaban a que pudiera publicar entrevista alguna a una de mis bandas favoritas. En 2011 entrevisté a Jony para un canal de música durante el Serie Z, pero el ávido responsable no tuvo a bien nunca que aquello saliera a la luz. Hace unas semanas tenía concertada una entrevista en vídeo aprovechando su concierto junto a Bourbon en la vecina Sanlúcar, pero una inesperada fiebre me dejó KO. Finalmente tenemos aquí la entrevista a Andoni para hablar de todo un poco, pero sobre todo de ese fantástico nuevo trabajo que acaban de publicar, "La lucha".

Habéis publicado vuestro quinto disco, “La Lucha”. ¿Alguna diferencia respecto a los trabajos anteriores?

Siempre hay diferencias pero en este último disco si que creemos que tiene un poco de todos nuestros anteriores álbumes. Quizá sea una mezcla de "Itaca" y "Graceless", así lo vemos nosotros al menos. La manera de hacer las canciones ha sido la misma pero esta vez fue todo más fluido que en las anteriores ocasiones, en pocos meses ya teníamos el disco compuesto y listo para entrar a grabarlo.

¿Cómo ha sido la grabación? Os habéis ido a Bristol, ¿por qué? ¿En qué habéis repetido respecto a otras grabaciones y en qué habéis querido buscar nuevas cosas? Tengo entendido que os gusta grabar en analógico, supongo que el sonido analógico es mucho más cálido…

Teníamos buenas referencias del estudio y no nos salía mal de precio así que nos lanzamos otra vez a grabarlo fuera. Es un estudio pequeño pero con grandes resultados, de hecho bandas yanquis han ido a grabar a él. El técnico de sonido, Steff Hambrock, se implicó un montón en la grabación y nos hizo sentir muy cómodos. Respecto al tema de grabar en analógico, pues sí, nos encanta el sonido analógico. Es muchísimo más personal que la grabación digital, más humana...el problema es que suele salir más cara ,pero creemos que merece la pena la inversión.

Habéis perdido a dos miembros, uno justo antes de la grabación y otro justo tras ella. ¿Cómo lo habéis llevado? ¿Han sido reemplazados? ¿Cómo os ha afectado?

Así ha sido, ha sido duro pero bueno… es parte de la vida. Unos vienen, otros se van... Ya en la gira de "Graceless" vimos que ese disco iba a ser probablemente el último con la formación original, nos estaba costando bastante hacer conciertos por incompatibilidad de horarios laborales, las prioridades no eran para todos las mismas además… Al final han entrado unos y han salido otros de una manera muy natural y donde todos hemos acabado contentos. Tenemos muy buen rollo ahora mismo y eso se está reflejando en los directos.

¿Lo de “La Lucha” tiene algún significado relacionado con la banda? ¿Tener una banda hoy en día es tan duro? Y eso que vosotros habéis conseguido tener una carrera muy sólida.

Sí, hace referencia a lo difícil que es tener una banda y mantenerla, pero también hace referencia a un montón de cosas más, es un concepto más amplio, de la lucha de uno mismo con todo lo que le rodea (amor, injusticias, amistad…).

El nivel compositivo sigue siendo muy alto, yo estoy enganchado con "They call this life", con esos coros al final, es una canción tremenda, 100% Soulbreaker Company, me imagino que estaréis contentos con el resultado final del disco.

Muy contentos, sí. Como te comentaba antes, el disco lo compusimos muy rápido por un motivo, porque todo lo que iba saliendo nos encantaba, así que el resultado no ha podido ser mejor. Hemos hecho el disco que queríamos hacer en este momento. Respecto a "They call this life" estoy de acuerdo , los coros del final son una pasada, el primer dia que los escuche me recordaron a los coros más épicos de Nick Cave and the bad seeds.

Quién hace los coros en “They call this life”? ¿Hay más colaboraciones?

Los coros los hicieron Txus López de Mendiguren (cantante de Arena y muy amigo nuestro desde que era un enano) y Cameron Webster, otro gran amigo nuestro muy metido en el folk y que tiene un control de las armonías brutal. En "Red, yellow, green" también colabora una amiga nuestra, Alison Keable, quedó de lujo también su voz con la de Jony.

¿Cuáles son vuestras influencias? Lo pregunto porque el sonido de Soulbreaker Company es complejo, en el sentido de que hay muchas cosas, muchos elementos que para el oyente pueden ir desde el rock progresivo, el sonido 90’s, folk a veces…

Nuestras influencias? puffff ...tantas y tantas. Nos gusta el prog 70's, nos hemos criado musicalmente en los 90, hemos mamado también mucho folk...pero también nos influencian un montón de música que mucha gente seguramente no se imagina y que si la menciono nos dejaría en muy mal lugar jejejeje. Intentamos aprender de todo lo que oímos y vemos.

¿Os reconocéis un sonido propio? Es decir, ¿sois conscientes de tener un sonido propio, muy característico? Como digo, escuchas una canción y dices “esto es Soulbreaker Company”, tiene ese sonido, esa épica, esa musicalidad…

Me gusta eso que dices de un sonido propio!! Nos lo han dicho últimamente y quiero pensar que sí que podemos tener un sonido característico. En cuanto a lo de la épica, totalmente de acuerdo, nos encanta dotar a nuestras canciones de cierta épica, nos ayuda a que crezcan más y crear una mejor conexión con el público en los conciertos.

En el sur se os trata bien, tenéis buena relación con nosotros… Sois amigos de los Bourbon (aunque eso no es difícil), no faltabais al Serie Z e incluso lleváis camisetas de Atavismo…

Con Bourbon hemos coincido ya unas cuantas veces, somos muy fan de "Devastación", su último disco. "Contra el cristal", "Escrito en la pared", "Devastación"…  temazo tras temazo y son una gente cojonuda , da gusto coincidir con ellos. Muchas ganas de que hagan disco nuevo.

A Poti de Atavismo le conocemos de hace muchos años, casi unos 15 años. Le conocimos en Londres en un concierto de Mountain y Leaf Hound por el año 2003. Y desde entonces hemos tenido muy buena relación . Hemos hecho unos cuantos conciertos juntos ….y los que nos quedan!!! 

Aprovecho este momento para agradeceros, como fan de Bourbon, vuestras colaboraciones en Devastación, Jony y Asier participaron en él. Jony colabora en el tema final, y bueno, es una canción soberbia (ya se lo dicho mil veces a Raúl) y su colaboración encaja como un guante…lleva la épica como varios niveles más allá.

Pues muchas gracias Javi por las palabras, la verdad es que el tema es brutal y Jony y Asier hicieron muy buen trabajo. Es perfecto para finalizar el disco.

¿Qué tal han ido los conciertos de vuestra mini-gira en el sur?

Pues muy bien. Buenos conciertos, buena gente, buena comida y buenas bebidas. Que más se puede pedir!!! 

Muchas gracias, Andoni!

Gracias Javi por la entrevista, un abrazo.


* Gracias a los chicos de Soulbreaker Company por su paciencia. Y a Desi Estévez por cederme el uso de su imagen.

martes, 27 de diciembre de 2016

Hasta siempre, Carrie Fisher.


Estos posts se están repitiendo con demasiada frecuencia. Hace unos días nuestra queridísima Carrie Fisher sufría un ataque al corazón cuando se subía a un avión, pero nada nos hacía esperar tan dramático desenlace. Ayer se nos iba uno de los grandes iconos de nuestro tiempo, Carrie Fisher, inevitablemente la princesa Leia Organa. Después de una vida complicada, con problemas con las drogas y el alcohol, problemas sentimentales (cómo diablos pudo casarse con Paul Simon???)... su corazón dijo ayer basta, justo cuando parecía que volvía a la primera línea gracias al episodio VII, y tras haber finalizado su trabajo en el VIII que debería ver la luz el año que viene.

Siempre en nuestros corazones, Carrie. Que la fuerza te acompañe, Leia Organa.


jueves, 22 de diciembre de 2016

It was a very good year... Repaso a 2016.


Termina 2016 y aunque no soy muy de hacer análisis pormenorizados de lo que dejamos atrás, pues qué queréis, es como una tradición navideña más, así que ahí vamos.

Discos favoritos:

1.  Greenleaf - “Rise Above The Meadow”.
2.  Iggy Pop  - “Post Pop Depression”.
3.  Pájaro  - “He matado al ángel”.
4.  Jeff Buckley - “You And I”.
5.  Quique González & Los Detectives  - “Me matas si me necesitas”.
6.  The Soulbreaker Company - “La lucha”.
7.  Blues Pills - “Lady In Gold”.
8.  Luke Winslow King - "I'm Glad Trouble Don't Last Always”.
9.  Little Cobras - "Fire Monkey".
10. 091 - “Maniobra de resurrección”.

* Pow Pow Pows  - “Animales fantásticos”. Este no es de 2016 pero como si lo fuera, es uno de los mejores discos que he escuchado este año y se merece ser mencionado (Gracias mil Manolo).

Mejor single/Video: Furia Trinidad - "Me and the sunshine".

Mejor concierto: 091 en la Sala La Riviera.

Mejor serie: O.J.: Made in America (post).

Mejor película: Rogue One.

Mejores momentos del blog:

- La video entrevista a los Txuminos Imberbes, el cúlmen de este blog.
- La maravillosa entrevista a Jose Antonio García (091), la no menos genial a mi gran   amigo Jesús Sánchez, y sobre todo a Albert, de Tokaa Guitars.
- El artículo sobre OJ Simpson, uno de los artículos de los que más orgulloso estoy.

A nivel personal el año ha sido un buen año, pocas horas de sueño y las habituales estrecheces, pero imposible quejarse, primer año completo siendo cuatro en la familia, lo que ha dado un extra de "diversión". Imposible no acordarse de los que nos han dejado (Leonard Cohen, Prince o Sharon Jones), que han dejado un vacío imposible de reparar.

En cualquier caso, felices fiestas y feliz año 2017, que tiene pinta de que va a rockear duro...

Felices fiestas, amigos!