miércoles, 13 de junio de 2018

Monkey Weekend 2018, entrevistamos a Tali Carreto: "El Monkey es el único festival que no tiene backstage, porque todo él es backstage".


Para todo el que le guste la música, los Monkey son una auténtica bendición, tanto en El Puerto de Santa María primero como en Sevilla en la actualidad, los chicos de La Mota han organizado auténticas fiestas musicales que van mucho más allá del festival al uso. El próximo fin de semana regresa el "hermano pequeño" a la localidad gaditana y hemos charlado con nuestro querido amigo Tali "no me puedo estar quieto" Carreto.

Lleváis unos doce años organizando festivales, hace tres años decidisteis cambiar la ubicación del Monkey Week a Sevilla, pero el año pasado volvisteis al Puerto de Santa María con un “hermano pequeño”, el Monkey Weekend, ¿por qué decidisteis volver? 

En realidad no hemos vuelto, si no que más bien nunca nos hemos ido. Cuando decidimos trasladar el Monkey Week a Sevilla por puras razones de crecimiento y necesidades logísticas, hubo personas –sobre todo de El Puerto de Santa María y Cádiz, claro- que pusieron el grito en el cielo y, como en los contratos con las telefónicas, no leyeron la letra pequeña. Y es que desde un primer momento avisamos que, aunque el Monkey Week se movía, sí, teníamos la intención de crear otro evento bajo la misma cabecera en El Puerto. Y así fue, solo un año después ya nacía Monkey Weekend, con la misma filosofía y naturaleza del primogénito, pero sin la parte profesional que era la más complicada de sustentar en una localidad como la nuestra. Porque Monkey Weekend es también un festival 100% urbano, en sintonía con la ciudad, que apuesta por el talento emergente y por una programación diferente a la tónica habitual y repleta de sorpresas e iniciativas inesperadas.


Me imagino que la decisión de emigrar a Sevilla tuvo opiniones de todo tipo, pero después de este tiempo,  ¿cómo valoráis el cambio?

Más que positivo. Era un paso adelante necesario y lógico. Tenemos un amigo que definió bastante bien lo que pasó, comparándolo con el hijo que crece, tiene que abandonar el colegio y decidir a qué universidad ir, en muchos casos fuera de casa. No encontramos mejor símil: si queríamos que el Monkey Week siguiera adelante como cita profesional y cada año fuera a más, el traslado a Sevilla era una decisión consecuente.

Para el que nunca ha disfrutado de un Monkey, ¿en qué se diferencia respecto al resto de festivales al uso?

En bastantes cuestiones. Por un lado, en la cercanía que se establece entre artistas y público, porque los escenarios no son enormes, porque los músicos se mezclan con los asistentes como si fueran un espectador más, por apostar por bandas pequeñas que un día serán grandes… Fue Paco Loco quien dijo en una ocasión que el Monkey es el único festival que no tiene backstage, porque todo él es backstage. Qué grande Paco. Y qué lúcido siempre.

Por otro lado, el que sea un festival totalmente urbano, en el centro de la ciudad y a pie de calle, también te permite saltar de concierto a concierto sin aglomeraciones, pudiendo parar a comer en cualquier bar, irte de tapas entre un bolo y otro, incluso volver a tu hotel o apartamento a darte una ducha antes de volver al ruedo. 

Y por último el Monkey es muy loco. ¿Dónde si no has podido disfrutar de conciertos en una pista de coches de choque? ¿O que te rieguen desde una azotea cuando andas sudando de lo lindo viendo un bolo en un garaje? ¿O subirte a cantar a un karaoke con Los Jaguares de la Bahía como banda en directo?

La Big Rabia

Este año en el Monkey Weekend tenemos un cartel espectacular, con Pájaro, Soleá Morente o Guadalupe Plata como grandes reclamos junto a valores seguros como Marina Gallardo o el Lobo en tu Puerta, pero… ¿qué otras formaciones nos podríais recomendar de esas que consideras “imperdibles”? 

A eso se llama meterme en un aprieto, jaja. Partiendo del hecho irrefutable de que todas las bandas en Monkey Weekend son imperdibles, sí te puedo citar aquéllas que para mí son filias totalmente personales. Pienso por ejemplo en Camellos, con estribillos que llevan todo un año en mi cabeza.  O Esteban & Manuel, que llegan dispuestos a superar la reválida tras su exitazo el pasado Monkey Week. O grupos de los que últimamente todo el mundo habla y que en los próximos meses se van a hacer, sin duda alguna, mucho pero que mucho más grandes, como Carolina Durante o Derby Motoreta’s Burrito Kachimba. O amigos que siempre te aseguran la fiesta, y encima entregan discos tan cojonudos como el último: Los Nastys. O una delicatesen que me ha seducido en disco y que espero con ansías ver en directo para ver cómo traducen tanta exquisitez: Kou Keri Kou. Y así podría pegarme toda la entrevista, ay...

Unos que repiten y que el año pasado me volaron la cabeza son los chilenos La Big Rabia, parece que se han quedado a vivir en España, ¿Sabéis qué tal les ha ido girando con Pelo Mono?

Más allá de su experiencia conjunta con Pelo Mono, puedo confesarte que La BIG Rabia es una delicia que, con un poco más de suerte, pueden dar la campanada. Su nuevo disco es una gozada y ojalá el Monkey Weekend les sirva para reivindicarse como se merecen, y ganar aun más adeptos. 



A parte del cartel habitual de los “Monkeys”, es decir, conciertos/showcases repartidos por toda la ciudad durante los dos días, este año hay varias sorpresas, ¿no? Karaokes, talleres… Contadnos un poco…

Del karaoke con Los Jaguares de la Bahía ya te he apuntado algo antes. Va a ser un gustazo para nuestro público poder cantar –o destrozar, ya veremos- en directo temazos como “Te estoy amando locamente” de Las Grecas o el “Sweet Caroline” de Neil Diamond con tan excelsa compañía de músicos ilustres: Paco Loco, Pablo Errea, Patri Espejo, Chuchi Cabral… más algún invitado estelar. Dios (Hendrix) nos coja confesados.

Los talleres es una iniciativa que ya pusimos en marcha el año pasado con el Instituto Andaluz de la Juventud, y que este año repetimos de nuevo con doble fórmula: un taller de video donde Jesús Sánchez enseñará a los jóvenes alumnos a realizar una after movie del festival, y un taller de radio donde Cecilia Gatica realizará codo con codo con otros adolescentes un programa de radio en pleno Monkey Weekend.

Y luego no podemos olvidar algunas novedades, como ese circuito de música tradicional en patios de casas palacio y en el que contaremos con el buen hacer de artistas como Ayalga, Víctor Herrero y Sant Miquel, y que sin duda va a descubrir nuevos tesoros de la ciudad al público del festival. 

¿Algo más que añadir?

Sí, que este año el festival no dura solo viernes y sábado, si no que además habrá una coda final de lo más suculenta: concierto en acústico de Pájaro el domingo a la hora del vermú, y una pinchitada popular después para irse, nunca mejor dicho, con el mejor sabor de boca posible. 

Mil gracias, chicos…

¡A vosotros!