miércoles, 5 de mayo de 2010

Year Long Disaster: Más dura es la caída.

Los he seguido desde que cayó en mis manos su primer EP, una presentación apabullante en donde The mad shrew sobresalía en apenas cinco canciones que dejaban la sensación de estar ante algo grande, muy muy grande. La sombra de Wolfmother era evidente, aunque los Disaster parecían ser algo distinto, más oscuros, más densos, con un sonido proveniente de los antiguos recovecos de la mente humana de aquellos que se quedaron en los tóxicos primeros años de los 70's. Como digo, The mad shrew era un comienzo y un fin en sí mismo, pocas veces ha comenzado la andadura de su banda con algo tan estratosférico como esto. Era algo así como... lo que estábamos esperando. En 2007 publican su esperadísimo primer disco, un fantástico ejercicio de rock poderoso, anclado en ese pasado que no vivimos pero al que queremos volver buscando alguna esencia secreta de un sonido imperecedero. Los aires stoner, o de los sabbath primigenios, los riff incendiarios siguen ahí, aunque el nivel baja un tanto apenas imperceptible. No hay problemas, la banda promete y cumple, un EP sobresaliente y un primer disco potente, todo correcto.

Pero hoy estamos en 2010, una década nueva (los 10's,... sí, todo muy extraño) y nadie sabe hacia dónde cojones nos dirigimos. Y sin embargo hay muchos que aún confíamos en un futuro mejor, con decenas de bandas rediseñando la historia del rock. Yo tenía una fé casi inquebrantable en Year Long Disaster. Fé que han hecho añicos. La primera escucha del nuevo disco publicado por los americanos All mysteries revealed (cuyo título parece una broma pesada) me deja en fuera de juego: Su sonido característico, tan denso, tan 70's (sí, lo sé, lo mío es una obsesión)... desaparece por completo y se dirige hacia un sonido hard rock del montón, perdiendo precisamente lo único que alguien no debe perder jamás: su identidad. Quizá no sea un mal disco, quizá, pero después de varias escuchas siento que me han cambiado a mi candidata número al "next big thing". Incluso, han cometido la triste estupidez de rediseñar una de sus mejores canciones, Trading favors (del EP), un torbellino de tema rockero sencillamente DEMOLEDOR,... en un triste ejercicio hard rockero sin alma (She told us).

Espero que recuperen la forma, la sangre, o lo que sea que se les ha caído por el camino, aquí estaremos esperándoles... O no.

Escuchar en Spotify.

4 comentarios:

juanma dijo...

pues a mi me ha gustado. ya ves, para gustos....

OMAR dijo...

A mi me parece un discazo,no paro de escucharlo.Distinto al debut pero igual de bueno y para mi más asequible para el público que el primero pero no por ello menos bueno.
Lo dicho gran disco!!!

TSI-NA-PAH dijo...

Tambien a mi me ha gustado! Vuelve a darle otra oportunidad!!
Un abrazo

jose dijo...

A mí tampoco me terminó de convencer al principio, el listón estaba alto, ese primero era brutal. Aún así, me fue gustando con las escuchas.
Supongo que va con los gustos y exigencias de cada uno, yo me conformo con poder disfrutar de bandas así, con lo jodidos que están los tiempos para el rock...saludos!