jueves, 26 de noviembre de 2015

Entrevistamos a Jose Ignacio Lapido: "¿Cómo coño íbamos a imaginar que 20 años después íbamos a llenar tres días consecutivos en una sala de 900?".



091 han vuelto, definitivamente es la gran noticia de la temporada, ¿cómo puedes superar el regreso de una banda mítica veinte años después? En este blog a Jose Ignacio Lapido se le tiene un respeto y una admiración reverencial, así que nos ha faltado tiempo para hablar con él y, por fin, después de varias entrevistas evitando hablar sobre los 091, charlar sobre la mítica formación y su aclamado regreso.

Después de todo este tiempo, ¿en qué momento cambiáis de opinión y decidís sentarse a hablar sobre una posible reunión? ¿Cuáles han sido las razones por las que habéis decidido regresar a hacer esta gira?

El cambio de opinión no ha sido repentino. Nuestra resurrección no ha sucedido como la de Lázaro, que volvió a la vida cuando alguien llegó y le dijo “levántate y anda”. A nosotros nos ha costado más. Digamos que a principios de año empezaron a llegarnos propuestas al respecto. En 2016 se cumplirán veinte años de nuestra separación y parece que es una efemérides que no pasó desapercibida para algunos promotores. Los seguidores, que siempre dijimos que eran pocos pero fieles, llevaban desde el minuto uno, pidiendo nuestra vuelta. Nosotros vimos en esa fecha redonda una oportunidad de celebración, lo meditamos largamente y concluimos que era ahora o nunca. Ya lo decía la vieja coplilla: el sentido de mi vida es la contradicción.

A los fans hay que reconocerle su insistencia. Nadie insiste durante 20 años si no es por algo que es importante para él. Vosotros, a pesar de que debéis haberos aburrido de ser cuestionados por el regreso de la banda, tenéis que ser conscientes de que las ganas de veros seguían ahí, eso debe impresionar e influir.

Sí, por supuesto, aunque ese “clamor popular” ha sido importante, lo más decisivo ha sido nuestra propia voluntad de hacerlo. La gente, como he dicho antes, llevaba desde el día después de aquel último concierto del 96 pidiéndonos que volviéramos. No hemos mantenido firmes en nuestra negativa durante 19 años. Ahora nos hemos hecho viejos y se nos ha ablandado nuestro corazón de piedra. Debe ser eso.

¿Qué sentiste cuando te colgaste la guitarra de nuevo junto a tus antiguos compañeros en el local?

La guitarra que me colgué es la misma que llevo colgándome durante los últimos 35 años, así que tampoco es que fuera algo tan raro… Antes de empezar a tocar en mi mente flotaba una pregunta ¿Y si ahora resulta que todo es un desastre? La respuesta llegó en forma de canción: aunque había que pulir cosas, la energía y la actitud se habían mantenido en estado latente, y volvía a salir a flote.

Una de las noticias que quizá hayan pasado más desapercibidas ha sido la reedición de vuestra discografía, porque no teníais/tenéis sus derechos, ¿es así? ¿Cómo lo habéis conseguido?

Vamos a ver qué pasa… las discográficas que tienen los derechos de nuestros discos, a raíz de la noticia de la vuelta, quieren volver a poner en circulación nuestro catálogo. Esperemos que lo hagan con respeto. Algunos como Warner ya reeditaron Cementerio de Automóviles a principios de año. Y nosotros por nuestra parte vamos a reeditar Todo lo que vendrá después y el doble en directo, que son los dos únicos de los que somos propietarios de los masters.

No deja de ser llamativo cómo en la industria discográfica haya sido tan habitual la práctica de acuerdos tan abusivos y absurdos, ¿no te parece? Por increíble que parezca, por motivos legales, durante décadas John Fogerty no pudo interpretar todo el repertorio de la Credence que él había compuesto. No tiene ningún sentido.


Históricamente, los contratos discográficos en este país han sido leoninos por definición, un horror. Yo siempre les aconsejo a los chavales que empiezan, cuando me piden consejo, claro está, que lo primero que deben de hacer aparte de aprender a afinar sus instrumentos, es buscarse un buen abogado y no firmar nada si no es en presencia de él. Yo, afortunadamente, me liberé de ese tipo de cosas hace ya diez años, cuando cree Pentatonia Records. Autogestión es la palabra.

 ¿Cuál va a ser el repertorio?, o mejor dicho, ¿cuál está siendo el criterio para elegir el repertorio?

Estamos probando las que mejor se adaptan a nuestra actual forma de tocar, habrá muchas de las que tocamos en la última gira, ya que aquel repertorio era una selección de nuestros temas más representativos, y habrá algunas que no tocamos en aquella gira.

Habéis hecho oficial hasta ahora únicamente dos fechas en Madrid que se acabaron en media hora, tras lo cual habéis añadido una nueva fecha, que también ha volado. Honestamente, ¿esperabais esta reacción?

Bueno, ya hay más fechas anunciadas, aparte de festivales como Actual de Logroño, Sonorama y Low, en Sevilla se han agotado también los dos días que se han puesto a la venta. La reacción está siendo muy sorprendente para nosotros. Ni en nuestras más optimistas previsiones esperábamos que casi tres mil entradas en Madrid volaran en cuestión de minutos. Un flipe.

La sensación desde fuera es que la planificación de la gira está siendo algo caótica, fechas en Madrid, alguna por allí, rumores… ¿no habría sido quizá mejor presentar la gira de una vez?

Los festivales tienen su propia política de comunicación, y son ellos cuando deciden anunciar que tal o cual grupo actuará allí. El Sonorama, El Actual y el Low decidieron dar a conocer nuestra presencia a raíz de la noticia de nuestra vuelta. Por nuestra parte hemos anunciado los conciertos que nosotros promovemos y que tienen fecha fija, que son los de Madrid y Sevilla. Lo que ocurre es que esa sensación de caos que tú mencionas se ha podido producir porque hay mucha gente que se ha quedado sin entrada para esos conciertos. El tema del aforo de las salas también ha sido criticado en algún sitio. Vamos a ver…. Después de 20 años muertos nadie se podía imaginar que tanta gente hubiera mantenido el luto. Cuando dijimos adiós en el 96 si tocábamos en Madrid lo hacíamos en salas de 500 personas ¿cómo coño íbamos a imaginar que 20 años después íbamos a llenar tres días consecutivos en una sala de 900? Además, las salas así son las ideales para ver un concierto. Mucho mejores para el público, por cercanía y sonido. No hay motivo para la queja.

Démosle una pequeña vuelca de tuerca… Hace unos meses entrevisté a Jose Antonio García y de alguna forma me abrió los ojos. Yo he deseado volver a ver a la banda desde que tocasteis el último acorde de aquel concierto en Jerez, aunque igualmente eso no me ha impedido disfrutar de vuestros trabajos en solitario. Sin embargo hablando con Jose Antonio entendí que para un artista en general y para un músico en particular debe ser muy duro ver que el público se queda en una época ya pasada. Una época de la que te sientes inevitablemente orgulloso pero que ya ha quedado atrás. Y como artista/músico, existe un caminar, un seguir creando exactamente igual que el anterior, pero que sin embargo no es acompañado por aquellos que se quedaron en el proyecto anterior. Entendí entonces esa frustración tan grande de ver cómo pasan los años, los discos, el esfuerzo, el talento… y hay gente que sigue estancada en el pasado. Se me ocurren tres ejemplos, Bunbury o tú aquí, y Gustavo Cerati en Latinoamérica. Vuestras carreras en solitario han traspasado el legado de vuestras bandas anteriores, pero… sigue ese estigma ahí, sigue teniendo más peso el pasado.

El recuerdo que cada uno tiene del pasado es algo que no puedo controlar. Yo lo único que puedo hacer es seguir escribiendo canciones, con un proceso artístico riguroso, grabándolas e interpretándolas en directo con una banda increíble que me lleva acompañando un montón de años. Que esa música trascienda más o menos que otra que hice en el pasado no depende de mí. Lo que no voy a hacer es vivir del recuerdo. Yo sigo siendo músico y escritor de canciones y en eso pongo todos mis esfuerzos.  En cualquier caso para mí no es de ninguna forma frustrante ver como la gente recuerda tus canciones de hace un montón de años y se emociona con ellas, décadas después de haberse escrito. Al contrario, es muy satisfactorio ver que siguen teniendo vigencia. Eso significa que no las hice mal del todo.

¿Alguna propuesta por tocar por aquí, por Jerez?

Que yo sepa no, pero yo no lo sé todo.

¿Recuerdas el último concierto que distéis en Jerez? Yo tendría unos 20 años y recuerdo que tocaron antes Navajita Plateá, nunca entendí muy bien por qué, no pegaban nada con vosotros. Se suponía que iban a tocar media hora y al final su actuación se alargó a la hora. Esto no habría sido especialmente molesto si no fuera porque sobre la hora de vuestra actuación apareció la policía y os obligó a terminar el concierto al haberse pasado la hora límite (era en IFECA, al aire libre). Desde entonces le tengo un “cariño” especial a Navajita Plateá, además como desayuno en un bar gitano del barrio de Santiago de Jerez coincido muchas veces con el cantante de esta gente y muchas veces me dan ganas de decirle que por su culpa me había perdido media hora de actuación de 091… pero entiendo que ya puedo dejarlo en paz, ¿no?

No recordaba esa anécdota. Jerez siempre fue muy importante para la banda, desde que participamos por primera vez en el concurso de Rock Alcazaba. En esa edición no ganamos, pero dos años después nos llevamos el premio. Hicimos buenos amigos y es una ciudad a la que de verdad nos gustaría volver.


Me imagino que durante 2016 todos tus proyectos se quedan en “stand by”.

Efectivamente. No podía llevar dos carreras paralelas en estas circunstancias. La resurrección es un proyecto de una magnitud que me habría impedido hacer las dos cosas con un mínimo de fiabilidad. Dejo aparcados mis conciertos y mi disco durante un año.

¿Tienes material para nuevo disco?

Sí, prácticamente tengo listas las canciones que irán en mi octavo disco en solitario. Las grabaré con tranquilidad durante 2016 y en 2017 las sacaré.

No sé si te lo pregunta mucha gente, pero… ¿para cuándo el disco de blues? No veo el momento de escucharlo.

Dios santo… si tú no ves el momento de escucharlo, yo no veo el momento de grabarlo. Siempre surgen otras cosas que me impiden ponerme a ello. Tal vez sea mejor así. Grabar mi primer disco de blues con 70 años puede ser una buena cosa.

Para terminar… Siempre he querido aprender a tocar el slide, el bottleneck, y acabo de comprarme un dobro. ¿Qué me recomiendas para aprender?

Que le eches horas, como cualquier instrumento, y que te pongas los discos adecuados para aprender. Dicho lo cual he de decirte que yo soy muy malo con el slide. Hubo una época en la que me manejaba un poco pero hay que practicarlo y yo dejé de hacerlo con regularidad. A ver si me pongo un día de estos.

¿Afinación abierta en sol, o en do? 

Yo me defiendo en la de sol y la de re.

Mil gracias…

4 comentarios:

Félix González dijo...

Pues sí, un flipe como dice Lapido. Esto de ser grupo de culto, ya se sabe. Pero más vale tarde que nunca el reconocimiento que merece el grupo

javistone dijo...

Pues yo creo que el reconocimiento lo tienen, de sobra. La diferencia es que ahora lo van a disfrutar "en directo".

Gracias por pasarte y comentar!

Takito de frijol dijo...

Muy chula la entrevista y wuai que Lapido se enrolle...ahora solo toca verles sobre escenario.

Johnny J.J. dijo...

Estupenda entrevista. Gracias, Javi. Ganas de ver a los Cero.