jueves, 16 de octubre de 2014

Portrait of an american family: El producto de una sociedad enferma cumple 20 años.


Era cuestión de tiempo, veinte años en realidad… 20 ya, joder, cómo pasa el puto tiempo. Sí, el círculo se cierra… hay discos que son parte de ti, que no dejas de escucharlos nunca, y hay otros que siendo igual de importantes dejas de escuchar por completo aunque sabes que más tarde o más temprano volverán a ti sin el degaste diario de la escucha regular, vuelven a ti como el mismo puñetazo que supuso hace lustros y lustros. Un caso que podría ser los discos de Blues Traveler, que muy de vez en cuando recuperas y que te suenan frescos, como en la primera escucha. O los dos primeros de Tool, discos que no debes consumir en dosis frecuentes a riesgo de quemar la intrínseca belleza de sus recovecos.

Y aquí hemos llegado, efectivamente, 20 jodidos años después de su publicación, 20 años después de que mi colega Jorge viniera de Boston unas navidades con algunos discos bajo el brazo y nos fuéramos a la playa a pasar unos días (sin padres, claro), y en una noche cerrada, en la terraza de mi piso que da a la bahía de Cádiz, cubata va cubata viene, una terrorífica tormenta eléctrica fuera el escenario de la primera escucha en mi vida de la música de Marylin Manson. Sí, el jodido reverendo parecía ingeniárselas para hacer una entrada en pista solo preparada para dioses. O demonios, en realidad.

Estamos en 1994, el mal llamado grunge reina por todo lo alto, Pearl Jam, Soundgarden, Blind Melon, Stone Temple Pilots… y aunque la escena musical es apasionante, la corrección política se ha instalado en la sociedad 90’s. Nadie era capaz de imaginarse lo que esa sociedad bienpiensante americana estaba a punto de dar a luz… y menudo parto!  A finales de julio se publicaba un disco con una inquietante portada de una familia tipo americana representada por unos inquietantes muñecos. Retrato de una familia americana… Marylin Manson? Una mezcla de dos iconos de la cultura USA, Marylin Monroe y Charlie Manson… raro. Producción a cargo de Trent Reznor… joder, suena inquietante, sí… Pero, ¿y el contenido? Bueno, un primer disco de una banda que comienza con una “siute” así no puede ser bueno…

There's no earthly way of knowing
Which direction we are going
There's no knowing where we're going
Or which way the wind is blowing
Is it raining? Is it snowing?
Is a hurricane a-blowing?
Not a speck of light is showing
So the danger must be growing
Oh, the fires of hell are glowing
Is the grisly reaper mowing?
Yes! The danger must be growing (Faster! Faster!)
For the rowers keep on rowing (Faster! Faster!)
And they're certainly not showing (Faster! Faster!)
Any signs that they are slowing (Faster! Faster!) stop the boat. 

 …y de entre ese sonido angustioso una voz amenazante aparece gritando “I am the god of fuck!”… WOW, esto qué diablos es? Pues son los Manson primigenios, una patada directa al estómago de la sociedad americana y de la escena musical del momento, sonidos hardrock con trazos eminentemente industriales con un cantante sacado de la peor cloaca estadounidense. En ese momento Mr Manson, el reverendo, o como queráis llamarlo, se convirtió en el ídolo de muchos de nosotros, representaba miedo, odio, fuerza, rabia… y sobre todo canciones, temas que se te clavaban en el cerebro, Lunchbox como primer single que yo recuerdo, uffff… la vocecilla del crio “Next motherfucker's gonna get my metal” y la sensación de estar escuchando cientos de miles de críos maltratados en el colegio y Manson dejando claro que va en serio y que quiere ser una jodida rock star. Imposible quedarse impávido ante semejante artefacto.  Wrapped In Plastic, Organ Grinder… canciones generacionales… y además, una imagen que no deja indiferente a nadie, sórdida, grotesca y a la vez atractiva. Aún sonido e imagen son conceptos relativamente básicos que dejan entrever lo que Manson y, sobre todo, Reznor tienen en mente para el siguiente disco (el Antichrist merece otro post… o varios), pero que le son más que suficiente para conmocionar la puritana sociedad norteamericana.

Tal como decía entonces, la crisálida acababa de salir, y eso que tanto les aterraba… es fruto de su propia civilización. Aaaah… good old times!!!

7 comentarios:

Alex Palahniuk dijo...

Me encanta este disco: la forma en la que Manson da vida a sus sentimientos, la forma en la que ataca a las clases altas y medias del país, su papel de redentor, sobre todo en una sociedad americana que se recuperaba de la muerte de Cobain, la grandeza de Twiggy, de Ginger, de Gacy, joder, es que esto es muy grande.

Como tú, Javi.

Rocklokal dijo...

Me alegra leer tu opinion, mis sensaciones son las mismas que describes Javi. Estos tios marcaron mi juventud.

javistone dijo...

Tienes razón en una cosa especialmente, Alex, la grandeza aquí también radica en que estos MM son una banda, y todos sus miembros eran muy importantes. Los problemas egomaníacos de Brian Warner fueron una de las principales causas de que el grupo durase realmente dos discos, porque con el tercero se perdió para siempre, además de cometer el estúpido error de querer desprenderse del influjo de Trent Reznor. Por lo demás... no me merezco ese último comentario, me has a hacer ruborizar.
Rafa, discos así son el ROCK.
Gracias por comentar!

Dolphin Riot dijo...

Manson molaba mucho

javistone dijo...

Hubo un tiempo en el que nadie molaba más que Manson. Qué tristeza da verlo ahora.

PUPILO DILATADO dijo...

Joder colega!!! Creía que iba a ser el único en homenajear "Portrait..." como se merece. Yo lo he dejado acabado hoy y programado para el Domingo 19 (20 años y tres meses justos!) para darle cancha y espacio a la entrada de Por Amor a la Música pero el Domingo también habrá ración enferma de aquel Manson que daba miedo y levantaba ampollas.

"Get Your Gunn" sigue siendo un videoclip que me turba y pone cachondo a partes iguales, JOOOODER!!!!!

javistone dijo...

Que video es ese?