miércoles, 30 de octubre de 2013

Jose Ignacio Lapido en Cádiz, ecos de un mito que habita entre nosotros.


Noche épica en la Sala Supersonic de Cádiz. Juan José Ignacio Lapido nos dejó una noche memorable, de esas que no se olvidan nunca. Era mi primera vez con Lapido en directo y nos dio mucho más de lo que podíamos esperar, que no era poco. Su estilo sobrio, sin alardes, parco en palabras pero agradecido con la entrega del público, no hace sino resaltar cada una de las canciones que el granadino interpreta, canciones de un repertorio extenso y rico en matices, incluyendo no solo las que configuran su ya dilatada carrera en solitario sino que, además, como compositor del cancionero de 091 dispone de ellas en su justa medida, conformando un concierto repleto de grandes momentos. Obviamente los temas de su último trabajo, Formas de matar el tiempo representan el esqueleto de la noche, y algunas como  40 días en el desierto, la aclamada Muy lejos de aquí o la enérgica Cuando por fin suenan ya inevitablemente a clásicos en su repertorio. No tiene reparos además en rebuscar de entre sus siete discos, de Cartografía (la maravillosa En el ángulo muerto) o en De sueños y sombras con la que es para muchos su mejor composición en años, La hora de los lamentos, la cual, a pesar de ser imposible echar de menos la participación de Miguel Ríos en la original, sigue sonando soberbia. 

Acompañado por una banda realmente brillante, sobresale sin duda Víctor Sánchez a la guitarra, que ofreció una lección de virtuosismo, sentimiento y diversión, con una telecaster que hacía vibrar a cada nota, realmente espectacular. Y sin desmerecer al resto, Hammond incluido, que hacen del conjunto una máquina perfectamente engrasada que permite el lucimiento de Jose Ignacio, tanto a la voz como, principalmente, a la guitarra.

Y si con sus temas en solitario el público vibró, tanto en eléctrico como en acústico, es inevitable que cuando de repente la banda comienza a interpretar clásicos de 091, los escalofríos nos invadan. Que se saque de la manga Un cielo color vino hace que toques el puto cielo. Que aparezca Zapatos de piel de caimán nos deja completamente KO. Pero… ay… que después de haberse ido dos veces del escenario, y que vuelva una última vez para sorprendernos todos con un Otros como yo absolutamente épico, con un ritmo mucho más directo que la original, con el público en éxtasis… eso… eso es MUY grande, y sólo los que amamos (y añoramos) la música de 091 desde hace décadas podemos disfrutar así. Jamás pensé que volvería a escuchar esa canción en directo y Jose Ignacio Lapido, sabedor de su presente y sin renegar de su brillante pasado, sabe darnos lo que queremos. 

Como digo, una noche absolutamente inolvidable. Gracias maestro.


* Esta reseña debería haber salido en Freek Magazine, así como la entrevista que le hicimos a Jose Ignacio Lapido, pero la inminente celebración del Deezer Monkey Week no lo ha permitido. Tali Carreto, gracias por permitirme publicar la reseña en mi blog antes que en vuestra Web.
* Fotos de Rafa Sierra.

8 comentarios:

mr mojo dijo...

La semana que viene toca en Almería. Aunque me gustan mucho 091 nunca le he dedicado la atención que seguramente merezca a Lapido (no sé, quizás sea su voz, o no sé, pero no me acaba de enganchar). Me has convencido y si no hay hecatombe de última hora, iré a ver cómo se las gasta en directo. Un saludo

javistone dijo...

A ver, el tema de la voz de Lapido es complicado viniendo de los 091 donde cantaba un monstruo como Jose Antono García. A mí también me chocó mucho cuando le escuché por primera vez. Pero una vez superado ese handicap comienzas inevitablemente a disfrutar la belleza de sus canciones, que es mucha. Ojo, en directo se nota un poco más forzado a la voz aún que en disco, pero el conjunto es fantástico. No lo dudes, vete a verlo.
Saludos!

Scott St. James dijo...

Pues mira, vi a los 091 hace muuucho tiempo (antológico) y todavía no me he encontrado con Lapido cara a cara en solitario, y tengo unas ganas tremendas, se que sería igual de emocionante a como lo describes.
Bonita y pasional entrada, brother.
Cheers!

AntonioR dijo...

Magnífica crítica, una pena no estar allí, no disfruto de él en directo desde los tiempos de 091, ya ha llovido...

Johnny dijo...

Cada concierto de Lapido es una gozada absoluta. Me congratula que lo disfrutaras. Salud.

Pepe Mata dijo...

Lapido,siempre inmenso. Trenes,guitarras y perdedores al final del camino

javistone dijo...

Las referencias a 091 son inevitables, pero hay que superarlas, sobre todo cuando lleva tanto tiempo en solitario (y discos grabados!) como en 091 (y a partir de ahora la diferencia será mayor en solitario a medida que siga sacando discos). Lapido no es un gran cantante, eso es evidente, pero lo hace bien, y sobre todo sus canciones son grandiosas. No es extraño que se refiera a él como "maestro", aunque él diga que no ha terminado las oposiciones. EN directo tenía miedo a encontrarme algo más frio, y evidentemente Lapido no es una bestia escénica ni nada parecido, pero por eso precisamente deja el protagonismo a sus canciones, y... amigos, eso es jugar a caballo ganador. Y aún así lo vi más enérgico que en videos suyos que he visto, como la actuación en los conciertos de radio 3, en el que estaba tieso como un palo.
Saludos a todos!

mr. mojo dijo...

Te debo una, javi. La virgen, qué conciertazo!!