martes, 11 de julio de 2017

The Brass Buttons, “Seven seasons” (2017): Irradiando luz.


En tiempos de tristeza y de oscuridad siempre hay luz. Hay sonrisas que iluminan habitaciones en penumbra. Hay abrazos que despiertan del letargo e incluso un “te quiero” puede hacerte volver de la noche de los sueños en un segundo. Del mismo modo hay músicas que irradian luz como si fueran el mismísimo astro rey. The Brass Buttons pertenecen a ese exclusivo y reducido número de formaciones que una vez comienzan a sonar consiguen brillar dentro de ti, todo se hace luz a tu alrededor, luz cálida, reconfortante… en una palabra, viva.

Hace seis años andaba yo por la plaza del castillo del Puerto de Santa María, inicio del Monkey Week 2011 y mis distraídos oídos alcanzan a reconocer el “From Hank to Hendrix” de Neil Young a lo lejos. Regreso sobre mis pasos para comprobar que en un soleado y despejado día de octubre hay una banda con chica al frente que suenan de maravilla. El tema de Young lo han bordado, intuyo que interpreten lo que quieran interpretar a continuación ya me han ganado. En efecto: La colección de temas que tocan hasta el final del show es maravillosa. Un sonido limpio, cálido que bebe del folk, del americana, de Gram Parsons o los Jayhawks, un nivel superlativo de estos The Brass Buttons. Poco tiempo más tarde me hago con su indescriptible “S.O.S. Songs from outer space” y ya quedé completamente enganchado a su música. De aquel trabajo poco puedo decir a estas alturas, una joya, una deliciosa obra maestra que sin duda habría merecido una repercusión infinitamente mayor.

Tras un más que largo periodo de silencio, María Palacios y compañía nos han dado una de las alegrías de la temporada regresando con un nuevo trabajo de esos que se cocinan a fuego lento, con la paciencia y el cariño del artesano, del viejo orfebre que le da a cada detalle el valor que se merece, ofreciendo un trabajo que consigue mantener el nivel de “S.O.S. Songs from outer space”. Luz, mucha luz es lo que irradia este "Seven Seasons". Y es que iniciar un trabajo con “Lady lighthouse” (la casa de la luz…) y no caer rendido ante ellos es absolutamente imposible, esas melodías… esas texturas te abrazan y te llenan el alma de esa luz que emanan las canciones de The Brass Buttons. No digo nada nuevo si cito a qué suenan, es evidente, pero da igual, ellos suenan a todos esos grupos que tenéis en mente y a mucho más, porque sobre todo suenan a ellos mismos, esa forma de construir esas melodías y arreglos tan “americana” que solo podrían hacer unos portuenses bebiendo de la brisa del mar y del sol los días de poniente mientras se empapan de los Byrds más Parsons. “Bye, bye, bye” suena pausada pero te maravilla igualmente… “Moby Dick”, otra de mis canciones favoritas (preciosa portada dedicada al mítico cetáceo, por cierto), ese estribillo suena a clásico… ponte tus gafas de sol y vete a bailar con tus amigos toda la tarde en la playa más cercana… “Christmas Clouds”, otra delicia de canción, con ese juguetón sonido de clavicordio… 

Cantaba Jeff Buckleyeven in this world of lies there’s purity”, y es lo que uno piensa tras escuchar cada nuevo trabajo de The Brass Buttons. Seguidlos porque vuestras vidas serán un poco mejores con cada canción que escuchéis de ellos.

 

Podéis escuchar "Seven seasons" aquí.

No hay comentarios: