miércoles, 20 de noviembre de 2013

Monster Magnet 2013: I'm on a mission from god.



Me comentaba un amigo mío, muy fan de Monster Magnet, que este nuevo disco de la banda de Dave Wyndorf le parecía una especie de refrito, que todas las canciones le sonaban a otras anteriores. Yo llevo dos semanas con el cd escuchándolo una y otra vez... y estoy en la puta gloria.

Lo hemos hablado muchas veces. Monster Magnet estuvieron a un nivel inalcanzable hasta Powertrip, y eso fué ya hace muchos años, en el 98, una eternidad. Luego vinieron discos mucho menos inspirados, God says no, Monolithic Baby! y 4-Way Diablo representaron una caída brutal de la banda, y sobre todo, de un Wyndorf que vió cómo perdía su oportunidad de convertirse en una estrella (cosa que todos sabemos, se merecía sobradamente) y se metía en un proceso de deterioro físico realmente preocupante. A sus operaciones faciales (el Wyndorf de Powertrip y el de God says no, casi ni parecen la misma persona) se le unía una pérdida descomunal de imagen debido a un aumento de peso alarmante, que llegaría a su cénit en la época de su penúltimo disco, Mastermind. Curiosamente, en mi modesta opinión, este era el mejor disco en mucho tiempo (me encantaba el single Gods and punks). Sin Ed Mundell en la banda, definitivamente esto ya era su proyecto en solitario, parecía cansado y aún así grabó un disco mucho más digno que los anteriores. Lamentablemente gran parte de sus fans no pensaron lo mismo y apenas tuvo repercusión, y los que los vieron en directo le recriminaban su horrible estado de forma y le dieron la espalda. Increíble pero cierto. Realmente llegué a pensar que sería el final de Monster Magnet.


Pero amigos... el cabronazo de Dave Wyndorf pertenece a la vieja escuela, y ha vuelto una vez más con un disco, esta vez sí, a la altura de sus clásicos. Ok, no digo que esté al mismo nivel, pero desde luego sí es digno sucesor de estos. Un disco que comienza con I Live Behind the Clouds, que contiene enormidades como Hallelujah o End of Time... joder, es un gran disco!!!! A Dave se le ve con ganas, retoma sonidos psicodélicos de antaño, y da la sensación de que ha grabado lo que le apetecía, cosa que en los anteriores no me terminaba de encajar.

En cualquier caso es grande tenerlos de vuelta y en buena forma. No volverán a grabar un Powertrip ni un Dopes to infinity, pero mientras grabando discos como Last patrol yo seré el tío más feliz del planeta. Nos vemos en febrero, promete ser MUY grande.

5 comentarios:

LoRbAdA dijo...

Para mi que ha hecho lo que hacen todos, volver a escuchar sus primeros discos. Seguro que hacía años que no le daba al play. Por otra parte yo he disfrutado mucho de Monolithic Baby! por ponerte un ejp pero ya era otro royo. El 6 estaré en los Madriles en primera fila viendo por fin cómo se las gasta en directo.

Un saludo

javistone dijo...

Mi única vez fué en el festimad del 99, creo recordar, gira Powertrip, y aquello fué demoledor, 45 minutos de la esencia absoluta del rock and roll, pocas cosas veré sobre un escenario más grande que aquello. Que después tocara en el mismo escenario Metallica me pareció insignificante. Lo que veamos en esta gira no tengo ni idea de qué será, obviamente no lo mismo, pero un aquelarre incendiario, seguro.
Saludos...

Ofersan dijo...

Como bien dices los factores externos e internos casi acaban con la banda y de efecto rebote con Wyndorf. Este nuevo álbum esta aun nivel muy potente, para mi el mas interesante desde Monolithic, esperemos que en directo la banda suene potente, saludos.

PUPILO DILATADO dijo...

Diossss, yo también estuve viéndolos en Festimad y junto con Backyard Babies (¡gira "Total 13"!!!) arrasaron e incendiaron el festival. ¡Menudo directo para presentar semejante artefacto explosivo como "Powertrip"!. Backyard Babies también estuvieron tremendos, yo diría que incluso mejor que los de Wyndorf que estuvieron más caóticos, sobre todo Dave.

En cuanto a "Last Patrol" yo también los estoy disfrutando horrores, a mí "Mastermind" me parece más flojo que "4-Way Diablo" pero no es un disco malo, ¡ni mucho menos!!!.

"Monolithic..." también era tremendo, una especie de "Powertrip" en su primera cara y más psicodélico y progresivo en la segunda.

Windorf ha vuelto por la puerta grande, de eso no hay duda.

javistone dijo...

25 eurazos más gastos por entrada.. nada, a sacar 60 euros del presupuesto de febrero!!