lunes, 31 de marzo de 2008

1.000 visitas en javistoneville

Para celebrar que ya han pasado por aquí 1000 despistados (aunque el 99% ni saludan), vamos a dejar otra pequeña colección elegidas entre lo más escuchado últimamente por vuestro querido Javistone.

1000 feets under stoneville:

01 - The Gutter Twins - The stations
02 - The Black Crowes - God's Got It
03 - Edgar Winter's White Trash - Rock And Roll, Hoochie Koo
04 - Grand Funk Railroad - Got This Thing On The Move
05 - Terry Reid – Dean
06 - Shooter Jennings - This ol wheel
07 - Eddie Vedder - Hard Sun
08 - The Brogues - I Ain't No Miracle Worker
09 - Johnny Winter - Back Door Friend
10 - Bee Gees - Turn Of The Century
11 - Duffy – Mercy
12 - Lonna Kelley - I should have known


Descargar "1000 feets under stoneville".

jueves, 27 de marzo de 2008

Mad Season - Above

Todos tenemos discos favoritos. Tenemos una larga lista de discos que esuchamos regularmente. A algunos los consideramos obras maestras, los que siendo relativamente objetivos tienes por obras perfectas. Pero luego están esos discos que son algo más. Puedes incluso pensar que artísticamente no tienen el mismo valor que otras obras maestras, pero para ti tienen un significado especial. De alguna forma cuando los escuchaste por primera vez te llegaron a las entrañas más profundas y las revolvieron por completo. Las letras, el sentimiento, la empatía con el artista,... o todo a la vez. En muy contadas veces sucede esto. En mi caso son muy pocos los que podría considerar como discos realmente especiales, esos a los que te sientes apegados de por vida. "Exile on main street" de los Stones, "Southern harmony and the musical companion" de los Black Crowes,… o el que nos ocupa, “Above”, de Mad Season.

De todos es sabido que la última auténtica revolución músico-cultural se produjo a comienzos de la década de los 90’s del siglo pasado. La eclosión de la escena Seattle (nunca me gustó lo de grunge) hizo eclosionar a un puñado de bandas tan sobradas de talento como distintas en el destino que tendrán: Nirvana terminaron de aquella trágica manera, los Pearl Jam se diluyeron en el tercer disco como un terrón de azucar en su autocomplacencia, Alice in chains terminaron al mismo tiempo que la estabilidad emocional de Layne, los Screaming Trees se quedaron a medio camino en popularidad, Soundgarden lo dieron todo y desaparecieron (y a Chris Cornell lo abdujeron los marcianos)... Pero una cosa era evidente: todos esos tipos tenían talento, y mucho. Una prueba de ello fue la facilidad con la que se juntaban entre ellos y grababan auténticas obras maestras en las que la única premisa era hacer música por placer. Ah,.. el arte por el arte, divino tesoro! Mother Love Bone (pásense por el imprescindible blog del reino de mondongo) fueron como un germen de lo que vendría después, y más tarde, precisamente en homenaje a Andy (cantante de MLB fallecido de sobredosis) , se formó Temple of the Dog, apabullante muestra de talento desbocado, punto de encuentro entre Soundgarden y Pearl Jam. Temple of the Dog está considerada una joya atemporal, una “pequeña” obra maestra que trascendió más allá de su tiempo y que representa la necesidad básica del artista de expresarse sin ataduras y sin necesidades comerciales o contractuales. Hoy en día el disco, como digo, es considerado como piedra angular de la música moderna, y desde luego no seré yo quien lo discuta (no por que esté de acuerdo, sino por no discutir con los coñazos fanáticos de Pearl Jam y el grunge en general).

Pero muy por encima del templo del perro se encuentra esta maravillosa gema de la música de nuestro tiempo. Se llama Above y la banda Mad Season.

A poco que alguien sepa del tema sabrá que la banda la formaron Layne Stanley a la voz, de Alice in Chains, Mike McReady a la guitarra (Pearl Jam), Barret Martin a la batería y Mark Lanegan a la voz (ambos de Screaming Trees) y John Baker Saunders al bajo. Es escalofriante pensar que la heroína se llevó a media banda siendo tan jóvenes (Stanley y Saunders), pero parte de la belleza que encierra Above proviene precisamente del dolor y la soledad que las drogas (la heroína sobre todo) provocaba sobre los músicos. Es sabido que estas sustancias han estado muy presentes en la vida de estos dos músicos y de McReady (recuperado) y Lanegan (un fantasma viviente), con lo que los sentimientos encontrados de todos los músicos se dirigen hacia un desembocadero común: un intento desesperado de exorcizar ese infierno en el que están atrapados y en el que encuentran un apacible y reconfortante descanso artificial.
En Wake up por ejemplo, ese escalofriante comienzo (lamentablemente nunca la tocaron en directo), Layne Stanley relata como se siente ya un muerto en vida, pero que ese dolor y esa vida ha sido elegida conscientemente (River of Deceit).


Wake up young man, it's time to wake up
Your love affair has got to go
For 10 long years, for 10 long years
The leaves to rake up
Slow suicide's no way to go, oh
Blue, clouded grey
You're not a crack up
Dizzy and weakened by the haze
Moving onward
So an infection not a phase
Yeah, oh

The cracks and lines from where you gave up
They make an easy man to read, oh
For all the times you let them bleed you
For little peace from God you plead, and beg
For little peace from God you plead

Wake up young man, wake up, wake up
Wake up, wake up, wake up, wake up
Oh, yeah

Wake up young man, it's time to wake up
Your love affair has got to go, yeah
For 10 long years, for 10 long years,
The leaves to rake up
Slow suicide's no way to go, oh
Slow suicide's no way to go
Wake up, wake up, wake up

Lo comentaba con un amigo hace poco. Recuerdo que me compré el cd cuando vivía en Dublín a finales del 99, y no sé si fue por que el estilo del disco encajaba tanto y tan bien con el clima de la ciudad, gris frío y húmedo, y con mi estado emocional por aquel entonces, sumido en una desesperanza enfermiza, pero lo cierto es que tan pronto lo digerí completamente, pasó a formar parte de mi vida. ¿Exagero? Quizá, pero han pasado casi diez años y sigo sintiendo escalofríos cada vez que comienzan todas y cada una de las canciones de Above.

miércoles, 26 de marzo de 2008

¿¿¿Back to the 60's???

En el mundo de la música hay pocas verdades absolutas, pocos axiomas que se mantengan como certezas inamovibles. Si no fuera así habría un Quincy Jones o un Phil Spector en cada esquina haciendo que cualquier banda que eligiesen vendiera millones de copias. Sin embargo, sí es cierto que, indudablemente, hay algunas, como que en la música está prácticamente todo inventado, y que las modas son todas cíclicas.

Elvis bebía de los músicos de gospel y rythm n’ bles negros, los Rolling Stones son en esencia una banda de blues, y de los Zepellín ni os cuento. Hace unos quince años unos tipos de Seattle hacían un pastiche punk sucio y ruidoso, se puso de moda y se llamó grunge. Luego los ingleses comenzaron a copiar descaradamente a los Beatles y a las bandas de la british invasion y tuvieron a bien llamarlo en un arrebato de originalidad brit pop.

Total, que en estas estamos, este cochambroso nuevo milenio nos ha traído muy pocas buenas noticias, a parte del desmoronamiento de la industria musical. Pero he aquí que de repente aparece una niña londinense y le pega una buena patada al patético panorama musical sacando un pedazo de dinamita en forma de soul y jazz, hablando a todas horas de los sellos Stax y la Motown, llenándosele la boca mencionando a su diosa Sara Vaughan,... ¿Habrá conseguido que de repente todas las niñas y todos los MTV kids se conviertan a la religión del soul? Pues lo dudo, pero algo sí está pasando.

Solo dos ejemplos: Primero, Sharon Jones ha grabado un disco junto a los Dap Kings (la misma banda que contrató Amy) y pese a llevar décadas, ahora es cuando ha conseguido dar el salto internacional. A las pruebas me remito, “100 Days, 100 Nights” es actual, pero podría haberse grabado perfectamente hace 50 años.


Segundo, Duffy, galesa de veintipocos con un disco bajo el brazo (Rockferry) aporta otro soplo de aire fresco con su soul-jazz suntuoso y envolvente.

¿Volveremos a la época en la que una nueva Motown saque clásicos uno detrás de otro? Quien sabe.

miércoles, 19 de marzo de 2008

The Black Crowes - Warpaint

Lo han vuelto a hacer. Los crowes regresan con un disco que suena a clásico, maravillosa vuelta de los hermanos Robinson. Aún estoy en trance después de escucharlo compulsivamente estos días, no hay palabras. Es el disco más honesto que hacen en mucho tiempo, se saben sobrados de fuerza y talento, no tienen que demostrar nada, son la mejor banda de rock and roll, son la última gran banda de rock americano. Tenía pensado soltar una parrafada echando pestes de la semana santa y del desfasado show que son las procesiones de por aquí, pero teniendo Warpaint (gran título!!) en mis manos,...

martes, 11 de marzo de 2008

Lonna Kelley - Broken Hearted Lover

Menudo descubrimiento de esta chica de Arizona que ha sacado hace poco su primer disco. Esto es lo que dicen en la revista Freek de ella en la reseña del disco:

"Hay músicas que evocan silencios, espacios que se hacen grandilocuentes en la ausencia del sonido, melodías que susurran sueños largamente perseguidos y nunca encontrados. El desierto, la noche, una copa vacía, el humo perdido de un cigarro,... Los recuerdos languidecen en la cargada atmósfera de la habitación de un pueblo fantasma y las canciones fluyen quejosas y densas, ásperas y suaves a la vez. Lonna Kelley ha conseguido en un escalofriante disco debut hacernos partícipes de un universo parco en artificios y magnífico en matices: corazones rotos, recuerdos de niñez, ciudades abandonadas al tiempo,... y en donde la melancólica nostalgia de la soledad del desierto planea en cada nota del slide de su acústica.

Espectacular disco de la joven cantautora norteamericana descubierta por Howe Gelb (Giant Sand), y que en breve estará de visita por España. En este “Broken Hearted Lover” los vientos del caluroso e inhóspito desierto de Arizona se plasman a un ritmo lento, casi jazzy, cálido y rodeado de cierto misterio, provocado tanto por la musicalidad desapacible de la voz de Lonna como lo transparente de sus canciones. Pocas voces femeninas, dentro y fuera del mainstream, son capaces de transmitir tanta emoción con tan poco. Tan sólo necesitas escuchar su primera canción, “I should have known” para saber qué diablos estuvieron buscando todos estos años The Cowboys Junkies y nunca encontraron.

Lo dicho, escalofriante. Sírvase en soledad una tarde de frío invierno."



Haceos un favor y escuchadla. Y si toca en vuestra ciudad... aprovechad la oprtunidad.